CENTRAL DE TURNOS: 2206-1400 CONMUTADOR: 2206-1450 Tte. Gral Juan Domingo Perón 2150 info@iorlarauz.com.ar

Blog

La audiometria y la salud auditiva

En qué consiste la audiometría?

La disminución de la audición es proporcional a la edad, pero esta se puede manifestar por diversas causas en diferentes etapas de la vida. Los estudios demuestran que al menos el 25 % de las personas mayores de 49 años experimentan pérdida auditiva y que este dato se eleva al 60 % en personas mayores de 75 años.

La pérdida de audición se puede detectar y medir mediante un test denominado audiometría.

Un examen de audiometría evalúa cómo funciona su audición. Comprueba tanto la intensidad como el tono de los sonidos, la comprensión de la palabra y otros problemas relacionados con la función del oído interno. El profesional que se especializa en el diagnóstico y tratamiento de la pérdida auditiva se denomina audiólogo y es quien realiza estas pruebas.

La intensidad del sonido es el decibelio (dB) como unidad de medida. El sonido se vuelve dañino a los 75 dB y doloroso alrededor de los 120 dB. El oído necesita algo más de 16 horas de reposo para compensar 2 horas de exposición a 100 dB.

El oído necesita algo más de 16 horas de reposo para compensar 2 horas de exposición a 100 dB.

La frecuencia de un sonido se mide en ciclos por segundo. Los tonos bajos graves miden alrededor de 50 Hz. Los humanos pueden escuchar tonos entre 20-20,000 Hz, para que te puedas hacer una idea, la voz humana se ubica en un rango de 500 a 3.000 Hz.

¿Cuándo se realiza un examen de audiometría?

Las audiometrías se hacen con el objetivo de verificar la capacidad de audición de la persona. Esto se puede hacer como parte de un examen rutinario o en respuesta a una disminución de la audición importante.

Las causas comunes de la pérdida de audición incluyen:

  • Defectos de nacimiento.
  • Infecciones crónicas del oído.
  • Afecciones hereditarias, como la otosclerosis, que se produce cuando un crecimiento anormal del hueso impide que las estructuras dentro del oído funcionen correctamente.
  • Una lesión en el oído por medicamentos ototóxicos.
  • Enfermedades del oído interno, como la enfermedad de Méniere o una enfermedad autoinmune que afecta el oído interno.
  • Exposición regular a ruidos fuertes.
  • Un tímpano roto o secuelas de otitis recurrentes.

El daño al oído o la exposición a sonidos fuertes durante un período prolongado puede causar pérdida de audición. Sonidos de más de 85 dB, como los que escuchas en un concierto de rock, pueden causar pérdida de audición después de unas pocas horas.

Es bueno usar protección auditiva, como tapones de espuma, si se está expuesto a música fuerte o ruido de forma regular.

También un ruido intenso y corto, como un disparo o un petardo, y único puede afectar al oído interno. Dentro de estos ruidos traumáticos hay que destacar el uso prolongado y a volumen elevado de auriculares para escuchar música.

La pérdida auditiva neurosensorial ocurre cuando las células ciliadas de la cóclea no funcionan correctamente. La cóclea es la parte del oído que traduce las vibraciones del sonido en impulsos nerviosos que se envían al cerebro. La pérdida auditiva neurosensorial también puede ocurrir debido a un daño en el nervio que transporta información de sonido al cerebro o daño a una parte del cerebro que procesa esta información, este tipo de pérdida auditiva suele ser permanente y puede ser leve, moderada o grave.

Riesgos de la Audiometría

La audiometría no es una prueba invasiva y no conlleva riesgos.

Cómo prepararse para la audiometría

Un examen de audiometría no requiere preparación especial, únicamente precisa una revisión previa por su otorrino para limpiar el conducto por si hubiera cera.

Cómo se realiza la prueba

Se realiza en una cabina insonorizada. Normalmente se colocan unos auriculares o cascos que emiten tonos puros y palabras. Así medimos tanto el umbral de audición como la comprensión de las palabras.

Con una diadema con un vibrador, que se apoya en la mastoides, podemos testar el oído interno. De ésta manera no solo sabemos la intensidad de la hipoacusia sino también su origen, el oído medio, el interno o ambos.

Una prueba de audición formal puede dar una medida más exacta de la audición. Se pueden hacer varias pruebas:

  • Prueba de tono puro: usted usa audífonos conectados al audiómetro. Los tonos puros se emiten en un oído a la vez.
  • Comprensión verbal o audiometría: esto prueba su capacidad para detectar y repetir palabras habladas en diferentes volúmenes
  • Impedanciometría: Mide las presiones del oído medio y el reflejo del tendón del estribo. En general, nos da información de la aireación timpánica y de la rigidez del sistema tímpano-osicular.

Central de turnos: 2206-1400

Whatsapp: 11 7001-6571

Turnos online: www.iorlarauz.com.ar