Reflujo Laringofaríngeo y Gastroesofágico

La Enfermedad por Reflujo Gastroesofágico (ERGE) es una enfermedad que se define por los síntomas o complicaciones causadas por el reflujo gastroesofágico, que se entiende como el movimiento retrogrado o el ascenso del contenido gástrico hacia el esófago. La prevalencia en la población general de la ERGE es de un 10 a un 20% en América y Europa, siendo una de las enfermedades mas frecuentes y en mayor aumento en todo el mundo.

El Reflujo Laringofaringeo (RLF) se incluye como una de las manifestaciones mas complejas de la ERGE y genera un amplio espectro de síntomas laríngeos y faríngeos, consecuencia de la exposición del contenido gástrico en la faringe y en la laringe.

Los síntomas típicos de la ERGE incluyen la Pirosis (ardor o dolor retroesternal o  de pecho) y la Regurgitación (sensación de ascenso del líquido del estómago hacia la boca, generalmente de gusto ácido o agrio). Estos síntomas se denominan esofágicos. Los síntomas del RLF generalmente incluyen tos, dolor de garganta, sensación de picazón, carraspeo y/o de ocupación o cuerpo extraño en la garganta, problemas en la voz y en el oído. Estos síntomas se denominan extraesofágicos o atípicos. En algunos pacientes los síntomas de RLF se encuentran junto con los síntomas típicos esofágicos, sin embargo, en la amplia mayoría de los pacientes los síntomas de RLF se presentan sin síntomas esofágicos acompañantes.

En los últimos 10 a 15 años se ha demostrado un incremento exponencial del RLF pasando a ser uno de las enfermedades mas diagnosticadas en la otorrinolaringología. Ocupa entre un 10 a un 15% de las consultas clínicas generales otorrinolaringológicas y se ha demostrado que casi el 50% de los pacientes con trastornos o problemas de la voz se les ha diagnosticado RLF.

El RLF ha sido asociado a diferentes trastornos, incluidas la laringitis crónica, disfonía crónica, tos crónica, asma, estenosis laringotraqueal, lesiones de cuerdas vocales, laringoespasmo y fibrosis pulmonar. Se han llevado a cabo numerosos estudios para clarificar la fisiopatología del RLF, y estos han demostrado que tanto el contacto directo del reflujo con la faringe y la laringe, como el laringoespasmo como mecanismo de reflejo indirecto, son los reponsables de los síntomas de RLF.  Diagnosticar y precisar el RLF como el causante de algún trastorno o múltiples trastornos laringofaringeos ha sido siempre un desafío complejo. Hoy en día con la implementación de la Videofibrolaringoscopia y los estudios funcionales del esófago incluyendo la Manometría, la Phmetria y la Impedanciometria esofágica se ha logrado descomplejizar el diagnóstico del RLF.

El tratamiento de la ERGE y del RLF debe ser evaluado minuciosamente y en forma individual para cada paciente ya que el mismo varia desde aspectos en la modificación del hábito dietético y de su estilo de vida, la necesidad de medicación intermitente o crónica y hasta la posibilidad de intervenciones quirúrgicas videoendoscópicas y mininvasivas.

El factor determinante para el manejo clínico y diagnóstico de esta patología  recae en la conexión y el trabajo coordinado de las diferentes especialidades de las que muchas veces se necesitan para evaluar el amplio espectro de síntomas generados por el RLF. Por eso es necesario contar con un equipo de otorrinolaringolos, un gastroenterólogo endoscopista, un neumonólogo, un gastroenterólogo motilista, y un especialista en esófago y reflujo.

Hoy, el IORL ARAUZ tiene el privilegio de constituir el primer Centro Especializado de Diagnóstico y Tratamiento de Reflujo Laringofaringeo y Gastroesofágico contando con todos los profesionales médicos requeridos y los estudios diagnósticos necesarios para poder evaluar, diagnosticar y tratar la ERGE y el RLF.  El IORL ARAUZ trabaja multidisciplinariamente encabezado por un consultorio especializado en reflujo que trabaja en forma coordinada con los otorrinonaringologos de las diferentes áreas, gastroenterólogos endoscopistas, un consultorio de neumonología para la evaluación clínica y funcional de las complicaciones respiratorias o neumonológicas del reflujo y con médicos especialistas en los estudios funcionales del esófago, manometria, phmetria e impedanciometria.